EMMA VILLACIEROS, UNA MUJER EN UN MUNDO DE HOMBRES

Corría 1988 cuando el Golf español decidió que lo presidiera una mujer. Una señora cuyos esfuerzos serían canalizados, a partir de ese momento, en conseguir el popularizar este deporte que tantas veces sigue siendo maltratado por su injusta fama. Echando la vista atrás se podrá discutir si acertó o no en su trabajo, o en si consiguió o no sus objetivos, pero jamás se podrá dudar de sus intenciones: bajo su mandato se pasó de 45.000 a 330.000 jugadores y de 91 campos a más de 300, de los que muchos tuvieron carácter de públicos.

Nacida el 1 de enero del 32, esta donostiarra a la que le gustaba presumir de ser descendiente del Valle de Ulzama, desarrolló un carácter fuerte y una personalidad que le permitieron, no sólo sobrevivir, sino imponerse y liderar un mundo hasta entonces de hombres. Y a fe que hizo posible lo que no lo parecía: que la Ryder Cup saliera de las Islas Británicas en su turno de celebración en Europa: Valderrama (Cádiz), 1997. Fue la primera vez que lo hacía y todavía hoy es la única mientras no se celebre la próxima en París, en septiembre. Pero es que a Emma se le permitía todo, acudía a las reuniones de Sant Andrews y les reñía a los británicos en su casa.  Y les corregía, y les decía que tenían que acercar más el golf a las mujeres. No sé si le hicieron mucho caso o no, pero ella jamás dejó de intentarlo y ellos jamás le dijeron que no lo harían.

Cuando la conocí en el 2001 me dedicó unas pocas palabras: Aquí hace falta gente joven como tú. Trabaja, trabaja y trabaja por el golf, y jamás permitas que nadie te de nada a cambio. Será el propio golf el que te pague. Así lo hice y así fue. Una vez más tenía razón. Y es que conocía el golf como nadie: Como jugadora, 5 veces campeona de España, 2 subcampeona de Europa, Campeona del mundo, etc. Como capitana, 2 veces campeona de Europa. Como Presidenta de la Federación: la mejor. Ahí está el Centro Nacional y su campo en el que se acaba de jugar el Open de España que ha ganado Jon Rahm, el último de sus mohicanos.

Vino a Navarra siempre que pudo, porque no en vano su marido descendía de Olite. Quería a esta tierra. Nos consideraba bajo los tópicos típicos comúnmente admitidos: nobles y brutos a mitades, pero nos quería mucho. Con ella, las selecciones navarras siempre tuvieron a una seguidora más. Con ella, Carlota, Recari o María Hernández siempre tuvieron a una Presidenta cerca. Con ella, el Golf navarro siempre estaba protegido y valorado. Como a ella le protege, desde esta mañana su viejo amigo Severiano, con quien se nos ha ido al cielo a jugar los partidos de los viernes. Descanse en paz.

 

 

Joaquín Andueza

Presidente de la Federación Navarra de Golf

This entry was posted in Sin categoría. Bookmark the permalink.

Comments are closed.